Maldita Corrupción Maldito Dinero

La corrupción está destruyendo al mundo, está destruyendo países, familias, pueblos enteros, siempre con la intención de acumular riquezas que después no se pueden disfrutar.

En algunos países los delincuentes ingresan a la cárcel unos meses y algunos no ingresan nunca.

Pero lo peor es que ese dinero lo disfrutan luego de cumplir una leve condena y es peor aún, que ese dinero parece que no es del estado y nadie lo siente como dinero que le han robado a cada persona.

Peor aún es que muchas personas de escasos recursos son los mas perjudicados con esos robos al estado, y principalmente afecta a sectores claves como la salud, la educación y la alimentación.

Muchas personas no dicen nada y otros utilizan la información que tienen para poder robar o pedir favores a los ladrones de cuello blanco a cambio de su silencio.

Mas fuerte es saber que los que se atreven a denunciar, terminan siendo denunciados y los poderes del estado no protegen a la persona que denuncia.

En este libro les contaré como un simple director de un colegio pequeño, pudo hacerse millonario a base de robar y desviar recursos del colegio.

A este señor lo llamaré, Señor director Señor Ladrón.

El director se graduó en la Universidad como profesor de Estudios Sociales, luego aprobó una Maestría en Administración Educativa.

Trabajó en el Ministerio de Educación varios años como profesor de secundaria, después trabajó como director interino en otro colegio y al final ganó una plaza en propiedad en un colegio.

Para tener un grupo de profesoras de confianza que no protestaran por nada, se hizo novio de una profesora, él la convenció para que ella convenciera a ocho profesoras mas, para que no exigieran cuentas al director.

A las amigas de su novia les preparó horarios muy bonitos, les dio grupos guías y horas club para que ellas cobraran mas dinero.

La Bibliotecóloga no era muy fiel ni obediente, entonces envió a su novia y sus amigas para que la acosaran, la bibliotecóloga renunció, entonces el director trajo una chica que no tenía el título de bibliotecaria, era graduada en la Universidad, pero no en bibliotecología.

Puso a la bibliotecóloga a hacer carnet de comedor, carnet de Transporte, carnet de biblioteca y carnet de colegio y los vendía a mil colones, también vendía el libro de comunicaciones al hogar a tres mil colones.

La boleta para la matrícula también la vendía a mil colones y el cobro de contribución de matrícula era una cuota voluntaria, pero el mínimo era de tres mil colones.

El colegio era pequeño, pero tenía cerca de mil alumnos suficiente para convertir los ingresos en una mina de oro, así el señor director señor ladrón empezó a hacerse millonario.

El director nombró un coordinador académico, un poco tonto o ingenuo, no importó que fuera profesor de religión, aunque el Ministerio de educación pública no recomendaba a los profesores de religión como coordinadores académicos, lo importante era que se encargara de calmar a todos los presuntos disconformes, ya fueran alumnos, profesores o padres de familia.

El director no era estricto con el coordinador académico, el profesor de religión tenía mucha credibilidad y aunque trabajaba poco y faltaba mucho a clases lo importante era que se encargara de dominar a los líderes estudiantiles, no importaba si tenía que llevarlos a reuniones a lugares turísticos y gastar dinero.

El señor director señor ladrón, buscó entre las amigas de su novia una profesora un poco ingenua para que cobrara religiosamente las cuotas mensuales de todos los alumnos, a cambio le daba horas club y el alumno que no pagaba no podía participar en las actividades culturales o deportivas.

El director colocó a una conserje reubicada que estaba mal de la espalda, para que administrara la fotocopiadora y se aseguró de que no diera recibos y le entregara a él el dinero cada tarde.

Era muy curioso ver al director salir del colegio cada tarde con un maletín muy pequeño, pero muy pesado ya que llevaba las monedas que los estudiantes pagaban en la fotocopiadora.

El director buscó entre los padres de familia un grupo ingenuo no muy ambicioso y fácil

de dominar, para que conformaran la Junta Administrativa del colegio.

El colegio recibía trecientas becas para alimentación de los alumnos, pero el director daba solo cien y las otras doscientas las vendía a quinientos colones.

Un conductor de autobuses muy amigo del dueño de la línea de buses que transportaba los estudiantes tenía de novia a una chica que era la secretaria del director en el colegio, así que el director aprovechó la amistad de la secretaria para acercarse al dueño de los autobuses.

Convenció al autobusero para que transportara a los alumnos sin beca de transporte y les cobrara, cuando en el contrato de transporte decía muy claro que solo podría transportar alumnos becados, para eso el gobierno le pagaba al trasportista.

El director preparaba horarios para que el autobús tuviera que hacer muchos viajes, aunque solo viajaban ocho o doce alumnos en un bus con capacidad para cincuenta alumnos, mientras más viajes se hacían mas ganaba el transportista y el señor director señor ladrón se ganaba un porcentaje.

El director organizaba partidos de fútbol o actos culturales y los alumnos que pagaban podían asistir o participar, pero los que no pagaban debían permanecer en las aulas, así los motivaba para que pagaran.

El director también coordinaba con otros directores para que sus alumnos visitaran el colegio.

Cuando un alumno se quedaba por conducta no lo ponía a hacer trabajo comunal, solo le cobraba doce mil colones y lo aprobaba.

El director convenció a los profesores para construir un parqueo para proteger sus carros y le cobró por cada plaza de parking, pero el parqueo lo hizo con materiales del colegio y mano de obra de un proyecto que se estaba ejecutando.

El director intentó siempre que los profesores no se afiliaran a los sindicatos y si ya estaban afiliados intentaba que se desafiliaran, para lograrlo les concedía permiso para que los profesores pudieran atender asuntos personales o familiares.

En la reuniones o consejo de profesores el director anotaba en la agenda que el presidente de la junta administrativa del colegio se había presentado, y había informado de todas las acciones hechas en el colegio, aunque el presidente de la junta administrativa nunca se presentara.

La junta administrativa del colegio puso a una señora a vender papel higiénico en la entrada de los servicios sanitarios, esta señora debía entregar el dinero cada día a la junta administrativa del colegio y en su representación el dinero lo recibía el director.

La señora había tenido problemas familiares, así que trabajaba sin poner muchas condiciones, ni exigir nada, así que no tenía seguridad social ni vacaciones ni cobraba aguinaldo.

El director alquiló la soda a una señora que tenía como negocio las sodas de los colegios y le cobraba una comisión mensual, a cambio la ayudaba a que ganara la licitación de la soda cada año, lo mismo hizo con las cocineras del comedor.

En algunas ocasiones recurrió a oferentes falsos para que licitaran, lo único que importaba era que la persona que el director escogía ganara la licitación de la soda y del comedor.

La señora que trabajaba en la fotocopiadora del colegio era miembro de la municipalidad, entonces el director la convenció para que ella influyera en los demás empleados municipales para que le aprobaran la junta directiva que el director y los profesores proponían cada año.

El director del colegio estaba construyendo una casa pequeña y compraba los materiales en una ferretería del pueblo, ahí conoció a una persona que sería su socio para sus negocios oscuros.

El director preparaba muchas órdenes de compra de materiales de construcción, el presidente de la

Junta administrativa las firmaba sin hacer muchas preguntas, el director lo hacía firmar rápido y sin mirar mucho, el presidente de la junta administrativa era muy sumiso y muchas veces firmó sin utilizar las gafas, pero él sabía que eran indispensables porque no estaba muy bien de la vista.

El señor director encontró un transportista sinvergüenza, que, aunque sabía que los materiales eran del colegio los recogía en la ferretería y los descargaba donde el director le dijera a cambio de una suma considerable de dinero.

El director compró muchos materiales de construcción, los materiales de construcción son muy fáciles de almacenar y muy fáciles de vender, también compró cable eléctrico, compró mucho perling, también muchas latas de zinc.

Para poder sacar o meter materiales al colegio en la noche o para hacer otras cosas el director nombró un guarda fiel, al señor que vendía jocotes o chucherías al frente del colegio lo nombró como guarda en propiedad.

El señor vendedor de jocotes pasó de ser casi un pordiosero a ser un gran guarda en propiedad en el ministerio de educación pública y le fue siempre fiel y obediente.

El señor director, señor ladrón, encontró un constructor corrupto o lo corrompió, nunca se supo la verdad, este constructor debía ganar todas las licitaciones para lo cual contaba con la asesoría del director.

El constructor ganaba todas las licitaciones y debía darle al director un porcentaje de lo que cobraba por la mano de obra y permitir que el director manejara el inventario de materiales a su antojo.

Para evitar miradas extrañas de los alumnos o padres de familia curiosos, el director mandaba a hacer casi todos los trabajos en vacaciones de fin de año o vacaciones de medio periodo o vacaciones de semana santa.

Cuando al director lo pillaban con alguna altanería, o alguna injusticia, convocaba un consejo de profesores con el único fin de basurear a la persona que opinaba diferente.

Ya fuera el profesor de música porque no le pagaban por entrenar la banda musical en horario extraoficial o ya fuera la profesora de educación física que protestaba porque el gimnasio estaba cerrado.

El gimnasio estaba cerrado para poder pintar perling que luego se cargaban a un camión y desaparecían.

En el colegio había un profesor de informática que significaba un peligro enorme para el director ya que el chaval no era nada sumiso y muy inteligente, así que le hizo la vida imposible hasta que el informático se fue a otro colegio, entonces nombró de profesora una chica muy buena persona e inteligente pero sumisa y obediente.

El señor director señor ladrón nunca utilizó la red informática del colegio, nunca utilizó wifi, tenía una computadora únicamente para cosas íntimas del colegio.

El señor director, señor ladrón, tenía planeado jubilarse y poner en su puesto a un hijo suyo, para que nadie investigara nada y los quince años de malos manejos del colegio quedaran en el olvido.

Pero al inicio de un curso lectivo en febrero se presentó un administrador, el Zorro, que venía a trabajar en propiedad en el colegio, al principio el director lo rechazó, pero el zorro había ganado la plaza en propiedad en un concurso del ministerio de educación pública y no pudo rechazarlo.

Al principio instaló al zorro en una oficina lejos de la dirección, luego intentó ponerlo de su lado y lo invitó a una gran fiesta que organizaba el dueño de los buses, pero después se dio cuenta que el zorro no estaba de acuerdo con que las becas del comedor se vendieran.

Entonces lo trasladó de oficina y lo instaló muy cerca de la dirección para poder controlarlo, pero como él mismo lo dijo un día en un consejo de profesores, había puesto al Zorro muy cerca de las gallinas.

El zorro aparte de ser licenciado en administración educativa, tenía una Maestría en redes informáticas de una Universidad muy prestigiosa en otro país y había trabajado en el centro de informática de la mejor universidad del país, pero el señor director señor ladrón, no lo sabía.

Un día de imprevisto, incumpliendo todas las normas para convocar un consejo de profesores, despidió a todos los alumnos y se reunió con los profesores.

Empezó como todas las reuniones de profesores, les recordó el protocolo del estornudo, si van a estornudar deben hacerlo en el codo nunca en la mano ni a cara descubierta.

También les debo recordar el protocolo de terremoto, el primero en salir será el que esté más cerca de la puerta y el último en salir será el último de la última fila de pupitres.

Luego el director dijo, necesito un voluntario que diga una oración para que Dios nos proteja.

Entre los profesores se pelean para ver quien dirigirá la oración, todos se ponían de pie cerraban los ojos y repetían todas y cada una de las palabras que decía la guía espiritual.

Ese grupo de profesores se parecen mas a una secta que aun grupo de personas sensatas graduadas de diferentes universidades en diferentes campos de la ciencia.

Ese día el director dijo que esa reunión urgente era porque había descubierto al zorro, y que el zorro le había dicho al presidente de la junta administrativa del colegio que el señor director señor ladrón era un ladrón.

Un profesor, el mas honesto de todos y que había estudiado en Rusia y no le tenía miedo al director se puso de pie y dijo, aquí hay un ladrón o un mentiroso.

Luego una chica adiestrada por el director empezó a decir que al zorro había que demandarlo que había que meterlo a la cárcel.

Después otro profesor que viajaba en moto, se puso de pie y casi literalmente dijo que él daba la vida por la honestidad del director.

El zorro cogió un lápiz y un papel y empezó a hacer un dibujo, así se mantuvo durante las dos horas que duró la reunión de profesores, no dijo nada, el señor director señor ladrón ya lo había dicho todo en las primeras palabras de aquella reunión.

En mi primer libro de Señor director, Señor Ladrón cabía la posibilidad de que este se jubilara, pero no se pudo jubilar, tendría que esperar al menos diez años para que sus delitos prescribieran y a la vez tapar todas las irregularidades, como el gato que entierra la caca, así se mantiene el señor director señor ladrón, tapando sus malos manejos del dinero del colegio.

Para empezar, debo decirles que la administradora de la fotocopiadora ya se jubiló.

La señora que vendía becas en lugar de dar becas también se jubiló.

El profesor de inglés que controlaba la entrada al comedor, se fue para otro colegio.

El guarda que pasó de vender frutas fuera del colegio sigue de guarda de noche, ya no permite entradas de camiones en las noches, ni en las madrugadas.

El sindicalista y su novia gozan de muchos privilegios en el colegio, la novia representante sindical también intentó ser electa como concejal en la municipalidad con un partido comunista, pero no lo logró.

El constructor, que trabajaba haciendo todas las obras en el colegio, se buscó la ruina, no volvió a trabajar para el estado ya que no pagó las cuotas de sus trabajadores a la seguridad social.

La conserje que destapó todos los robos, está trabajando en una plaza en propiedad muy cerca de su casa, y ya no viaja tanto, ni gasta mucho dinero en transporte.

El profesor de religión, el que tuvo un hijo con la orientadora, intentó ser alcalde de su pueblo, pero no lo logró.

La orientadora se fue del colegio por un año, y luego regresó, ya que ella siempre exigió que se dieran las becas y no se cobraran.

A la subdirectora que parecía conserje y que sabía todo, no le renovaron la plaza y tuvo que buscar otro colegio para seguir trabajando.

El señor director, señor ladrón y su querida siguen en el colegio, pero ya no cambian de carro cada año.

En el colegio se construyó un muro de perling alrededor de toda la parte del frente, con los materiales comprados varios años atrás y que se almacenaban en un almacén privado propiedad del señor director, señor ladrón.

Dicho almacén se había construido en una propiedad que el señor director, señor ladrón, había comprado en época de bonanza, o mas bien antes que descubrieran que estaba haciendo las cosas mal en el colegio.

También se instalaron cámaras de vigilancia y así poder usar los miles de metros de cable eléctrico comprado años atrás y que también estaban almacenados en un almacén privado.

Ya no pintan perling en el gimnasio y el gimnasio no se volvió a cerrar por ese motivo.

Los parkings para carros siguen igual, no se construyeron mas plazas con el dinero de los profesores y los materiales del colegio.

Se construyeron unos ranchos para poder justificar la compra de latas de zinc.

Los autobuses de transporte de estudiantes están un poco mas controlado, ya no parecen taxis con tres o cuatro estudiantes para arriba y para abajo.

Hay trecientos niños comiendo gratis, con beca, sin tener que pagar por dichas becas.

Las horas guías y la hora club sigan siendo un incentivo para los profesores que no protestan por nada.

El almacén que vendía materiales al colegio cambió de nombre tras la muerte de su administrador o propietario.

Al administrador del almacén, el ferretero, lo encontraron en un apartamento ahogado, tenía una bolsa en la cabeza, cayó en una trampa de un sicario y una chica de compañía, para robarle una televisión, nadie se lo creyó, pero murió como un hombre infiel a su familia ya que era casado, su familia recogió la herencia y no investigó demasiado.

La esposa y la hija del ferretero recibieron la herencia y no investigaron nada, el ferretero murió como un mujeriego y sus supuestos asesinos están en la cárcel cumpliendo muchos años de prisión.

El colegio ahora compra todos los materiales en otro almacén, otra ferretería del pueblo y las compras son realizadas con absoluta claridad.

La empresa que vendía carros al director, se vio envuelta en un escándalo al ser el único suplidor de automóviles al estado, pero el asunto no tuvo grandes repercusiones.

El informático, el hacker que destapó todo el escándalo se fue a otro colegio, luego renunció y ahora se dedica a criar cabras, ovejas y vacas, también pasa el tiempo pescando y viajando por la montaña.

La última noticia es que el Señor director, Señor Ladrón se pensiona este año y se llevó todo el dinero, la corrupción pudo una vez mas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: