La Colona

Cuando me reúno con gente joven en Costa Rica, o con españoles en España me preguntan, ¿cómo fue la colonización de Costa Rica? como se repartían las tierras? que pasó con los nativos de Costa Rica?

Entonces empiezo mi relato explicando que aquello fue una conquista dura y pura, no se puede maquillar diciendo que fue un encuentro de culturas, la conquista fue una conquista a todas luces.

Los primeros conquistadores simplemente mandaban un agrimensor o un topógrafo a que marcara cuatro puntos cardinales en el territorio, luego declaraban esas tierras como suyas y los aborígenes que habitaban esas tierras tenían que seguir adentrándose selva dentro para poder seguir con su modo de vida.

Esos eran los conquistadores o mas bien llamados usurpadores de tierras, para poder marcar sus terrenos tenían que ser personas adineradas para poder pagar a los que medían las tierras y para pagar a los peones que los acompañaban, también tenían que tener contactos en el gobierno para por medio de abogados declarar como suyas esas tierras.

Pero luego estaban las personas sin recursos que sabían cómo funcionaba la reclamación de tierras, pero no tenían recursos para marcar sus cuatro puntos cardinales, no podían pagar peones para hacer carriles en sus tierras y no tenían abogados para reclamar tierras como suyas.

Fue cuando decidieron invadir esas tierras, ya declaradas por los ricos, y exigir al gobierno que comprara esas tierras y las repartiera entre los verdaderos colonos.

En este libro les contaré como una mujer sin dinero, participó y colonizó tierras, sin tener recursos para poder hacerlo, les contaré como esta señora recibió un pedazo de montaña y con sus propias manos sin contar con ayuda alguna, logró sobrevivir y dar a sus hijos un modo de vida diferente, sin la necesidad de que sus hijos trabajaran como peones para los terratenientes.

Lo primero que hicieron fue construir un rancho muy parecido a los que tenían los aborígenes que vivían en esas tierras, los ranchos eran de madera y hojas de plantas, pero inmediatamente se presentó la policía del gobierno, que protegía el derecho de propiedad de los terratenientes.

La policía llegó, arrestó a los campesinos, se los llevó a San Ramón y quemó sus ranchos dejando a mujeres y niños viviendo bajo el sol y la lluvia, sin ningún tipo de alimentación para poder sobrevivir en aquellas tierras.

La finca que habían invadido era una finca de cerca de ocho mil hectáreas, ocho mil manzanas u ocho mil campos de fútbol, el dueño de esas tierras había buscado el nacimiento de dos ríos y cuando esos dos ríos se juntaban kilómetros abajo eran el límite de sus tierras, todo lo que había dentro de esos tres puntos era su propiedad.

El terrateniente nunca construyó nada en esas tierras, no tenía vacas ni casas, solo había marcado esas tierras, las había declarado como suyas y el gobierno se las había concedido.

Algunos terratenientes también marcaban sus tierras con herbicida que aplicaban desde una avioneta, sin importar quien vivía debajo de donde pasaban esas avionetas.

Cuando la gente del pueblo de San Ramon se enteró que en la cárcel de su pueblo había campesinos presos, se identificó inmediatamente con ellos y les llevó comida y ropa, pero principalmente apoyo moral.

Apareció entonces un señor que pretendía ser diputado y se encargó de proteger a los campesinos presos, se fue para la capital y denunció la barbaridad que estaban sufriendo esos campesinos.

El diputado no entendía cómo el gobierno podía dar en propiedad a un terrateniente miles de manzanas de tierra, mientras unos campesinos solo reclamaban veinte manzanas de tierra para poder sobrevivir y así se lo dijo al presidente y a los periodistas de la capital.

Este diputado exigió que esos campesinos fueran puestos en libertad inmediatamente y presentó un proyecto de ley para crear una institución que se encargara de la repartición de tierras, que por aquella época no estaba reglamentada y era una barbaridad.

El proyecto de ley se llamó La reforma Agraria el cual se aprobó rápidamente y se creó el Instituto de Tierras y Colonización de Costa Rica.

Fue entonces cuando Tulia Alvarado recibió cerca de veinte hectáreas de tierra, pero no tenía nada, no tenía dinero, no tenía herramientas, no tenía vacas, ni gallinas, solo tenía sus manos y muchas ganas de ser libre y sobrevivir en paz y tranquilidad y dar a sus hijos la oportunidad de una vida mejor, sin tener que ser semi esclavos de los terratenientes.

Tulia era una mujer alta, morena de pelo largo, de muy buena conversación, amable y con espíritu de libertad.

Construyó un rancho parecido al que la policía le había quemado, lo construyó cerca del río para tener agua para sus necesidades básicas.

Dentro del rancho y con madera construyó camas para sus hijos, una mesa y sillas rústicas para poder dormir y poder comer sin necesidad de hacerlo en el suelo.

También construyó un fogón, para poder cocinar y abandonar las cuatro piedras en las que cocinaba en los primeros días, el fogón era un cuadro de madera con cuatro patas, en la parte de arriba tenía tierra en sus bordes y unas piedras redondas en el centro, donde podía poner la única olla que utilizaba para hacer sus alimentos, principalmente sus sopas o sofritos.

Los demás alimentos los tenía que preparar al fuego, a las brasas, o ahumarlos para su consumo inmediato o para su conservación.

Ya con un lugar donde resguardarse limpió un pedazo de tierra para sembrar maíz, los granos de maíz para sembrar se los dio a préstamo otra familia con la promesa de devolverlos cuando ella recogiera la cosecha.

No era fácil sembrar maíz, cuando las plantas estaban pequeñas eran comidas por venados y cuando ya empezaban las mazorcas a salir eran comidas por pájaros, pericos, loras y pizotes y por jabalíes o cerdos de monte.

La protección de las siembras era siempre, no se podían descuidar los cultivos, porque todos los animales del bosque también querían comer, y en un día o una noche podían destruir toda la cosecha.

Mientas los maizales crecían, al lado, o mas bien debajo, sembraba frijoles, pero los frijoles también eran comidos principalmente por venados, conejos y jabalíes, también debía devolver las semillas de frijol cuando acabara la cosecha.

Siempre tenía que sembrar maíz y frijoles no importaba que no fuera época de siembra, el maíz lo utilizaba para hacer mazorcas azadas, luego chorreadas, después pozol y lo que quedaba se convertía en maíz que utilizaba para hacer tortillas.

Las mazorcas azadas era fácil de preparar, solo se tenía que quitar la protección de las mazorcas, las tuzas, y asarlos al fuego.

Las chorreadas llevaban mas trabajo, se debía raspar las mazorcas con un cuchillo, luego moler los granos tiernos y hacer una maza que luego se ponía en una piedra caliente.

El pozol o mazamorra, llevaba el mismo proceso, pero en este caso se ponía en una olla y se creaba un atol, que se consumía caliente, y las tortillas era el producto final, eran los granos duros que se molían con alguna máquina o con alguna piedra o mortero, después se hacía una masa que se cocinaba en una piedra o en algún sartén o alguna lata de hierro.

También al sembrar frijoles se tenía una provisión de alimentos casi siempre, primero se comían frijoles tiernos y luego cuando ya estaban duros se ponían a hervir en una olla hasta lograr que estuvieran suaves.

Conseguir que te regalaran u ayote o un chayote era mas fácil, entonces en lugares donde se había acumulado basura al preparar la tierra se quemaba esa basura y sembraba ayotes o calabaza. Los ayotes en tres meses ya daban cosecha, primero ayotes tiernos asados o fritos y cuando ya estaba sazones en sopas o con miel.

Los cultivos de ayote también podían sufrir ataques de cerdos de monte o jabalíes, por lo que había que vigilar los cultivos.

Los chayotes son una especie de enredadera, por lo que se buscaba algún árbol muerto pero firme y en su raíz se sembraban los chayotes, cuando las plantas de chayote crecían subían por el árbol muerto y muy cerca de dos o tres meses ya había cosecha. Los chayotes se podían comer en sopa principalmente o rebosado con huevo.

Para semana santa Tulia seguía una dieta muy especial, para seguir el ayuno de su religión, entonces se cosechaba palmito de monte, que se conseguía de la parte superior de una palmera, luego se intentaba pescar en el río todo el pescado que se pudiera, pero había un problema, el pescado se descomponía fácilmente, ya que no tenía refrigeradora, así que se sacaba los filete de pescado, se salaba con mucha sal y se ponía al sol, de tal forma que se convertía en una especie de bacalao que duraba toda la semana santa y algunos días mas.

Tulia hacia biscocho con maíz y queso, el queso lo cambiaba por maíz ya que no tenía vacas ni leche.

Con el maíz hacia tamal mudo, con maíz y frijoles molidos dentro.

El principal problema que tenía Tulia y su familia eran principalmente, la sal, el azúcar, las herramientas y la ropa.

Era muy importante comprar una o varias gallinas para tener huevos en casa y estar listo para cuando la gallina estuviera dispuesta a criar pollitos, entonces había que comprar huevos o tener algunos huevos frescas para que la gallina los calentara durante algunos días y luego tener pollos machos para comer y las crías que eran hembras serían las gallinas del futuro y así el ciclo de producción de carne y huevos no se detenía nunca.

Pero las gallinas tenían muchos enemigos, estaban los zorros que atacaban en la noche mientras las gallinas dormían y las serpientes que atacaban a todas horas.

También había muchos gavilanes que atacaban a los pollos pequeños, llegaban volando cuando la gallina buscaba alimento en el campo y se llevaban los pollos.

En alguna ocasión la gallina peleaba con el gavilán, pero mientras ella peleaba llegaba otro gavilán y siempre la gallina perdía uno o muchos pollos durante el crecimiento de éstos.

Al principio de manera urgente al agua se tomaba del río, pero cuando ya se había pasado un tiempo y dependiendo del tiempo que tuviera libre el señor que hacía pozos se construía un pozo y con un valde se sacaba agua mas pura y menos sucia ya que cuando llovía el agua del río bajaba con barro.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: